Escarrilla

En la confluencia de los ríos Escarra y Gállego, corazón del Valle de Tena, Escarrilla, a 1.120 m. de altitud y con aproximadamente 200 habitantes, ofrece al visitante su espléndida naturaleza y la belleza de su paisaje. 

Rodeada de bosques de hayas, pinos y abetos, la magnífica arquitectura de sus antiguas construcciones, que parecen influenciados por su vecina Francia, dan carácter a esta localidad típicamente pirenaica. Paseando por sus calles podremos encontrar espléndidas portadas y ventanas. 

Se trata del lugar ideal para la práctica de actividades deportivas en todas las estaciones del año. Los aficionados al senderismo, la escalada, el descenso de barrancos, la caza, la pesca, etc. encontrarán un escenario privilegiado para satisfacer plenamente sus aficiones. 


Volver